Mi año entre libros

Otros años o mejor dicho, todos los años anteriores a este 2016 no llevaba la cuenta de forma rigurosa de los libros que leía. Mi conteo era “al tanteo”, así que bien a bien no sabía cuántos había leído al final del año. Ahora lo quise hacer distinto, sobre todo para tener más precisión en los temas y títulos.

Así que este año use la app Goodreads y establecí mi desafío de lectura en 75 libos para este año. Debo decir que para el momento en que esribo estas líneas, solo me faltan dos libros para completar el número. Nada mal, lo digo sin falsa modestia, de esa que gustan de usar los que se la dan de humides por el mundo, pero si vieran pasarla por la calle ni la reconocerían.

En este año he leído desde sociología hasta teología, pasando por novelas, cuentos, economía política, marxismo, etc. He leído sentado, parado, apretujado en el metro, cómodamente sentado en un autobús y hasta caminando. He recorrido librerías muy bonitas, librerías evangélicas, católicas, judías; he corrido bajo la lluvia con una decena de libros recién adquiridos. Nada, que mi año con los libros, como siempre, ha sido increible.

Ahora me enfrento a un problema que tiene solución, pero la transición no está siendo fácil, por la costumbre. Me explico.

La compra de más libros se está volviendo una situación crítica, no por cuestión económica sino por cuestión de espacio. ¿Dónde meter más? ¿Qué hacer? -Lenin dixit-

Pues la solución es dejar de comprar libros físicos y valerse de la tecnología. Hacer uso de algo llamado Google Play Books y un tablet.

Pero esto pega justo en la cuestión sentimental: un libro impreso es más entrañable. Vas a la librería, lo buscas, lo compras, y si no lo encuentras, lo buscas hasta hallarlo. Te lo llevas y no se despega de tí en días. Cuando lo acabas de leer, le buscas el sitio de honor que se merece.

Es cierto, en el dispositivo puedes llevar miles de libros, pero hace falta algo. Quizá es olo cuestión de irse acostumbrando a lo inevitable.

Como sea un año se despide y otro le suple, así que hay que planear el desafío del año venidero. No serán 75 o 76 libros para el 2017. Serán de 45 a 50. La razón es que me quiero centrar a leer obras que he dejado en espera por su extensión -algunas rondan las 1500 páginas-. Además de que estaré muy enfocado a la teología. 2017 será un año muy intenso en mi formación teologal.

Pues eso.

Del aumento al Metro

No estoy de acuerdo con el aumento a la tarifa del Metro. Pienso que este transporte es vital para la ciudad y la zona metropolitana. Muchos dirán que está subsidiado, es verdad. Otros dirán que no debería ser así. Eso, creo es debatible. Pregunto: ¿Qué le es más benéfico a la movilidad de esta ciudad, un transporte económico y eficiente, o el pulpo camionero y microbusero?

Defiendo que el costo del boleto del Metro debe ser asequible al bolsillo de cualquiera. Entre más personas usen Metro, menos habrá que usen coche o micro o taxis.

Por desgracia, hace ya unas administraciones para acá que el Metro ha dejado de ser prioridad. Por ejemplo, Cuando AMLO gobernó, en lugar de construir una nueva línea del Metro, prefirió darle gusto no a los pobres, sino a las clases medias y altas con los segundos pisos. Así fomentó el uso de autos.

Marcelo Ebrard, más a fuerza que con ganas, construyó una línea, la 12. Misma que quedó a deber en cuanto a movilidad y buen funcionamiento.

Esta ciudad no está para construir una línea cada 10 años. Requiere mucho más que eso. Y funcionarios que estén dispuestos a hacer cumplir la ley para que funcione de manera adecuada el sistema.

Cuando el director del Metro no puede siquiera dar garantías de que no habrá ambulantaje en las instalaciones y trenes, es símbolo de que no hay esperanza para los usuarios.

Pero cuando “pasajeros” se organizan y se saltan el torniquete, entonces sí, todo está perdido. Nos gobiernan los bárbaros y compartimos la ciudad con cavernícolas.

Repito, no estoy de acuerdo con el aumento. Pero lo pagaré de manera civilizada y respetuosa. Es lo que procede.

Pues eso.