De vuelta al ruedo

Esa frase describe la terquedad del torero por volver a aquello que lo apasiona -más allá de si es arte o crueldad, ese no es el tema en esta publicación-. Al actor le pasa lo mismo, bueno, al actor de cepa, no al figurante de cara bonita, que lo mismo se cree actor que cantante. También al corredor, profesional o amateur. El corredor no vuelve al ruedo, sino a la pista o parque o asfalto, pero de que vuelve, vuelve.

Yo, que casi voy a hacer 30 años en el negocio de la actuación, me he auto retirado unas cuantas veces. La más reciente, hace cosa de unos 5 años. No fue por mucho tiempo, acaso un mes. Pero en esos días me enfermé. Me deprimí y, si no hubiera sido por el té de azhares, no sé en que hubiera parado, porque ya hasta miraba a mis hijos y me despedía de ellos en mi mente y en silencio.

Cuando no salgo a correr no me pasa eso. Cuando no corro tengo un cierto sentimiento de culpa, porque hay veces que es por flojera que no lo hago, por culpa de una serie de Netflix que traigo atravesada o por algo por el estilo.

Este año he corrido poco, pero lo poco que he corrido, he sido feliz. La lesión de la rodilla ya se fue. Gracias a que cambié mi manera de correr. Estaba adelantando mucho el pié eso es lo que crea la lesión. Claro que también el uso de huaraches ha contribuido a la recuperación.

Sé que no debe hacerse de esta manera, pero es que de verdad quiero correr el Medio Maratón CDMX. Nadie debería correr un medio maratón con poco menos de una semana de entrenamiento.

Lo hago porque me he evaludo y considero que sí lo puedo lograr y en un buen tiempo.

Tengo al final de cuentas, la necedad del torero.

Y  como de aquí se viene el Maratón CDMX, seguiré escribiendo sobre mis entrenamientos.

Las revistas de ciencia en México

Buscando información en la red y en libros para escribir algunos artículos sobre ciencia, específicamente de los temas de genética, eugenesia y bioética, di  con las revistas que publica la UNAM y la Academia Mexicana de Ciencias. Debo decir que me sorprendieron gratamente tanto la calidad de investigación y la forma en la que están redactadas: sin pastosidad, pero sin relejar el lenguaje técnico. Además de lo anterior, la calidad de impresión.  La revista Ciencias, que es editada por la Facultad de ciencias de la UNAM es graficamente excelente. Sus ilustraciones están ampliamente cuidadas y van acorde al tema del que se trata. La que edita la Academia Mexicana de Ciencias se llama -cómo no- Ciencia. Es más técnica que la de la UNAM pero la calidad gráfica es muy buena. En ambas los requisitos para la publicación de artículos son rigurosos. Los artículos a veces esperan hasta un año en ser publicados, pues un equipo de especialistas se encarga de corroborar la información. Si es necesario, se le hacen observaciones o sugerencias al escritor. Ambas revistas tienen un precio bastante módico: 40 pesos. Si tomamos en cuenta la calidad del producto tanto en contenido como en impresión. Por si fuera poco, sus contenidos están en línea disponibles para todo público de manera gratuita.

Revistas como Letras Libres, Nexos, Gatopardo Algarabía y otras, tienen un precio más elevado y la calidad de impresión no compite con estas de ciencia.

El único problema que veo en estas revistas y que al igual pasa con la Revista de la Universidad, es el problema con la distribución. Tardan mucho en ser surtidas en los lugares de venta, incluso en las librerías de la UNAM. Obsesivo como soy, busqué los nuevos números en tiendas Sanborn’s, Librería UNAM y en el Fondo de Cultura Económica. En todas tuve la misma respuesta: tardan en llegar.

Solo en Sanbor’s de eje Central, no el los azulejos, sino el que hace esquina en calle Tacuba, encontré la nueva Revista de la Universidad. Las de ciencia son más difíciles porque bien a bien no tienen una fecha de salida. Esto me devuelve a la realidad porque al final de cuentas la distribución corre a cargo de la burocracia, con todo lo que esto significa.

Pero de algo sí estoy seguro, cuando encuentro una, la compro y salgo contento y orgulloso pues sé que he hallado un tesoro.

Cosas del clembuterol

No es que uno diga un día: voy a comerme o beberme una porción de clembuterol. No es así. De hecho lo estaba consumiendo y sin saber. El año pasado, por ejemplo, en la carne que comí y no lo supe sino hasta hace unos días que comí otra vez y tuve los síntomas iguales de aquellas otras veces. Dolor agudo, sudoración y alteración de los nervios. Lo peor viene cuando se sienten las ganas de volver el estómago, pero no se puede, eso, volver, y sin querer se contradice al hermoso tengo de Gardel.

He leído que a atletas y futbolistas si les decubren clembuterol en el organismo tras sendos análisis, los suspenden. Porque este clembuterol les otorgra cierta ventaja con respecto al que no la consume. No sé si sea verdad o no, no sé en qué porciones lo consumen. Lo que sí puedo asegurar es que la carne que me comí estaba abundantemente marinada en clembuterol porque sí me sentía como el personaje de Linda Blair en el Exorcista.

Yo haré lo que una persona medianamente pensante haría: dejar de comprar en ese negocio. De todas formas pensaba hacerlo, porque el dueño le gritó de muy mala manera a su ayudante porque se tardó en traer el cambio. Digo, si mi esposa y yo no nos quejamos por la tardanza, él, que es el dueño y no iba a cerrar ya porque apenas era el mediodía, por qué avergonzar al ayudante. No me gusta cuando hacen estas cosas. De hecho, cuando alguien grita o trata mal a los empleados, yo dejo de comprar en ese lugar. Sé que no va a cerrar el negocio porque yo dejo de comprar en él, pero a mi no me gusta que los dueños o encargados sean prepotentes.

Para ayer lunes ya estaba bien, me sentía repuesto pero algo extraño. No envidio a los atletas o jugdores que por voluntad u obligación tienen que consumir el clembuterol o algo parecido. Prefiero salir a correr a mis escasas capacidades. Al final de cuentas lo hago por entretenimiento, no vivo de correr, de hecho es lo contrario, los corredores cuando queremos participar en competencia, tenemos que pagar y no pocas veces somos estafados por las compañías organizadoras. Pero ese es tema de otra entrada.

Manifiesto contra el amor

Porque eres peor que un ordenador imac -consume demasiados recursos-.
Porque me haces decir las cosas mas tontas y absurdas.
Por que me haces sonreír, cosa que no me agrada mucho.
Porque me haces ver películas que si no fuera por tu influjo, jamas vería.
Porque hasta me haces tomar hoja y pluma y garabatear algunos versos.
Porque cuando por fin me agradan esos versos que he escrito, la fuente de esa inspiración se ha ido.
Porque me distraes de lo importante o que debiera serlo.

En fin, por todas esa canciones románticas que están almacenadas en mi ordenador y que no dejo de cantar…

Y por muchísimo mas, manifiesto que evitaré enamorarme de nuevo.

No tengo tiempo, ya lo he reservado para el culebrón de las 9.

Manifiesto contra el amor

Porque eres peor que un ordenador imac -consume demasiados recursos-.
Porque me haces decir las cosas mas tontas y absurdas.
Por que me haces sonreír, cosa que no me agrada mucho.
Porque me haces ver películas que si no fuera por tu influjo, jamas vería.
Porque hasta me haces tomar hoja y pluma y garabatear algunos versos.
Porque cuando por fin me agradan esos versos que he escrito, la fuente de esa inspiración se ha ido.
Porque me distraes de lo importante o que debiera serlo.

En fin, por todas esa canciones románticas que están almacenadas en mi ordenador y que no dejo de cantar…

Y por muchísimo mas, manifiesto que evitaré enamorarme de nuevo.

No tengo tiempo, ya lo he reservado para el culebrón de las 9.

Manifiesto contra el amor

Porque eres peor que un ordenador imac -consume demasiados recursos-.
Porque me haces decir las cosas mas tontas y absurdas.
Por que me haces sonreír, cosa que no me agrada mucho.
Porque me haces ver películas que si no fuera por tu influjo, jamas vería.
Porque hasta me haces tomar hoja y pluma y garabatear algunos versos.
Porque cuando por fin me agradan esos versos que he escrito, la fuente de esa inspiración se ha ido.
Porque me distraes de lo importante o que debiera serlo.

En fin, por todas esa canciones románticas que están almacenadas en mi ordenador y que no dejo de cantar…

Y por muchísimo mas, manifiesto que evitaré enamorarme de nuevo.

No tengo tiempo, ya lo he reservado para el culebrón de las 9.