El resplandor de Damasco

Pedro Miguel Lamet ha nombrado así su novela cuyo personaje estelar es Saulo de Tarso, que luego sería conocido como Pablo, la versión romana de Saulo. La novela histórica El Resplandor de Damasco es la visión de un jesuita sobre la vida, obra y ministerio del “apóstol a las naciones”. Una visión un tanto incrédula sobre la conversión del evangelizador más dinámico y cosmopolita del pentecostés en adelante. Es como si Pedro Miguel en su intención por contarnos una historia, se quisiera desprender de su haber teológico. No veo por qué. Es evidente que la gran mayoría de los que leemos esta novela lo hacemos a partir de creencias. Negar el suceso de la conversión de Saulo, es negar que Cristo se le apareció en el camino; que le dijo: me eres un vaso útil. Es nulificar la fe. Si todas las cosas para Dios son posibles a través de Su Espíritu Santo y con Cristo como emisario, ¿por qué pensar que Saulo por sí mismo sería capaz de llevar a cabo la magnífica obra evangelizadora que emprendería? Saulo era un hombre bastante ilustrado en la ley judía, pero precisamente este alto conocimiento de la ley era lo que lo hacía fracasar en su afan por agradar a Dios. Él mismo lo explica en la carta a los Gálatas.

Pero he de decir que no obstante esa ausencia de fe. La novela cumple el cometido de acercarnos a una de las más fascinantes vidas.

Cristo sabía que la obra de extender el evangelio al mundo no la podían cumplir Pedro o Juan, pilares de la congregación, así reconocidos por Pablo. Ni su propio medio hermano Santiago, porque no es sino hasta la muerte del maestro, que Santiago abraza la fe.

Pablo tenía el corazón ardiente que no tenían los 11 apóstoles que acompañaron a Cristo en su ministerio. Por eso es muy correcto que el autor reconozca a Pablo como El Resplandor de Damasco.

Las librerías me hacen llorar

Ya antes en otro espacio, me había referido a lo penoso que me parece que las librerías le den un espacio -que literariamente hablando- no merecen todas esas publicaciones enfocadas a la superación personal. Todos esos librejos que prometen dar soluciones a los problemas de la vida diaria, que tienen las claves que necesitamos para hacernos millonarios o ser el más galán a 50 kilómetros a la redonda. Todas esas publicaciones de más que dudosa calidad literaria acaparan el espacio en los estantes, incluso están apilados en el piso. Esto, como es de lógico, resta espacio y vista a libros y escritores de gran calidad. Cada vez es más difícil hallar de obras maestras como Paradiso de José Lezama Lima, por ejemplo.

Entiendo las razones mercantiles de las librerías; sé que pasa lo mismo que con las tiendas de música: los peores discos son los que más se venden.

Por eso propongo que dediquen sucursales a este tipo de “literatura”. Así los lectores de verdad y no de ocasión no tendremos que abrirnos espacio entre tanta basura llamada “literatura”.

Sobreviviendo a los tiempos de Jordi Rosado, Justin Bieber y Ricky Martin

En estos días he estado contemplando muy seriamente la posibilidad de hacer mis compras de libros vi Internet. Cosa a la que me rehusaba porque uno de los mayores gustos que tengo en esta vida es precisamente ir a la librería, tocar los libros y hacer cálculos mentales para saber cuál tiene importancia mayor y comprarlo. Pero como dije, esto aun que me duela, quizá deba cambiar. Me explico.

 

Sucede que cada vez es más difícil encontrar empleados competentes, que sepan de los autores de los que les hablas. Les mencionas cierto autor, Alejo Carpentier y te miran como si los hubieras insultado. Ni qué decir cuando pregunté por José Lezama Lima, autor de la obra cumbre de la literatura en lengua hispana, después del Quijote. Que quede claro que no fue a un empleado de Walmart o Superama sino a un empleado de Librerías Gandhi. Vamos, por lo menos hubiera buscado en la Wikipedia y se hubiera ahorrado la vergüenza. Ah, pero eso sí, entraron dos chicas y le preguntaron por el libro que escribió Justin Bieber -já- y en seguida les dio información. No tengo más qué decir.

Así las cosas.