Correr: día 11 (y 12)

Por mucha intensidad que se quiera poner a un entrenamiento,  el descanso no puede excluirse. Porque más allá de que el cuerpo debe reponer las fuerzas. También debe asimilar el entrenamiento al que ha sido sometido, y esto solo se consigue haciéndolo descansar. Pero aquí es donde el corredor amateur -y el recreativo- se confunde. Descanso no significa ir a echarse a la cama sin apenas moverse. No. Descanso significa hacer estiramientos suaves, alguna caminata o salida en bicicleta. Algún masaje.

Después de un día de descanso, se puede hacer  una sesión de velocidad o fartlek porque elcuerpo está descansado. Todo depende la carrera que se esté entrenando. En mi caso, al faltar tan poco para el maratón, Prefiero rodajes suaves, no quiero que la rodilla me moleste como el año pasado.

Esta semana inicio el entrenamiento de correr 5 medios maratones en 6 días. Es la parte más dura de mi poco recomendable entrenamiento de apenas un mes antes del maratón CDMX.

Mucha gente se preguntará qué necesidad de pasar por todo esto. Les puedo responder que como haber,  no hay ninguna. Solo un enorme placer por correr. Para entenderlo, hay que ponerse las  zapatillas y correr.

 

Correr: día 10

La lluvia que no fue.

Salí a correr por la tarde, casi noche. Según el servicio meteorológico nacional, iba a llover por mi ciudad. Pero ya sabemos que la tradición es que fall el pronóstico. Así que no llovió y yo sigo sin estrenar mi chamarra para correr en la lluvia. Pero no, la lluvia se encaprichó y decidió no salir.

Ayer vi un video de un colaborador de la empresa que hace relojes para corredores. En el video  comentaba algo que es cierto: si no se entiende bien cómo es que trazan el recorrrido del maratón, lo más seguro es que estemos corriendo muchos metros de más. La cosa no está, según él, en seguir la línea azul que pintan sobre todo el recorrido, sino siempre correr sobre el lado que prepresente la distancia más corta, pues esa lógica siguen los que miden la distancia que debe ser avalada. Así las cosas. Muchos cometemos el error de rebasar una y otra vez, en lugar de marcar un paso. Pues mal, porque lo que estamos haciendo, además de no llevar un ritmo, es correr muchos más metros que los que tiene la distancia del maratón.

En el running siempre tenemos un largo camino por aprender. Sin duda.

Correr día 9

Noveno día de entrenamiento, sin faltar  a correr uno solo. La apuesta da sus frutos. No me siento ni cansado ni  débil de las piernas. He ganado notablemente capacidad pulmonar. Ya puedo enfrentar las cuestas sin problema,  incluso acelero de manera notable. He reforzado los estiramientos. Sin llevarlos a la exageración. Paso el mayor tiempo posible o descalzo o con huaraches.

Hoy corrí 14 kilómetros por debajo de 5 mins por kilómetro. Ya no es un trote coqueto, sino más dinámico. No sentí cansancio. Pude haber dado otra vuelta de 4 kilómetros sin problema, incluso  dos. Pero no quiero salirme del plan que tengo. La próxima semana serán los 5 medios maratones en 6 días.

Mientras corro voy pensando en los libros que pacientes me esperan para ser leídos. Tengo que ponerme a mano con el desafío de lectura de este año.

Correr: día 6

Para mis hermanos:  José e Isela Arrieta, que hoy lograron un reto más. Para mi hijo Mauricio, que hoy cumple 16.

¿Por qué corro? La pregunta queda en el aire, pero solo unos segundos. Corro porque me hace feliz. Como feliz me hacen otras muchas cosas. Pero el correr es instrospectivo, intimista. En eso es muy distinto a todas las otras cosas que me hacen feliz. No importan el sudor, ni el agotamiento, ni la sed, ni los problemas sociales, económicos o políticos. En el momento en que el corredor se calza los tenis, se pone el short y la playera y da play a la música, nada importa ya, más que esa ruta que está por delante y a la que hay que ir tomando por los cuernos. No corro para ser feliz, porque ya otras cosas me dan esa oportunidad. Así que lo hago para ser un poquito más. Creo que la felicidad es quizá la única cosa en la que podemos ser glotones. Soy feliz, pero si puedo tomar otra rebanada de felicidad, me la sirvo gustoso.

Tampoco corro porque alguien me halague o reconozca mi proeza, que de hecho no tengo. Debo reconocer que me gusta el aplauso. Pero la dosis la obtengo cada semana mientras actúo. Así que cuando corro solo  quiero eso. De hecho, cuando dejo de actuar soy bastante serio. No participo en congresos ni fraternidades ni asociaciones de mi gremio.

Hoy corrí 10 kilómetros en trote “coqueto”, que es como la comunididad de corredores define un entrenamiento tranquilo, sin pretenciones de romper  algún récord o así. El trote coqueto ayuda a no fatigar las piernas y a entrenar técnica de carrera. Aunque muchos piensen que correr cualquiera lo hace -yo así pensaba no hace mucho-, la realidad es que es una media verdad. Porque sí, cualquiera puede correr, pero cuántos lo hacen bien. Porque la mayoría lo hacemos mal. Por eso es importante entrenar la técnica de carrera. Sobre todo porque es la técnica y el trote coqueto lo que permite concluir un maratón. Ademas de que el trote coqueto nos permite tener una noción del tiempo que podemos llegar a hacer en nuestra carrera.

Concluye una semana de entrenamientos y de reflexiones blogueras.

 

 

Correr: día 4

Hoy me tocó correr en lluvia. No era fuerte pero sí persistente. Los primeros 4 kilómetros la lluvia me acompañó. Ya después salió el sol y me secó la ropa. Hoy decidí correr sobre Río san Joaquín hasta Ejército Nacional, allí di vuelta y seguí por Ejército. La zona de Polanco es de las que más me gustan correr. Me agrada abrirme paso entre oficinistas, médicos y enfermeras-el sanatorio Español está sobre Ejército-. Como en la zona hay muchas obras, los trabajadoresde la construcción que agiliazan el tráfico ante la entrada y salida de camionesde materiales me dan el paso generosamente. “pásele joven”. No está demás decir que agradezco doblemente la gentleza. Una por dejarme pasar y la otra por llamarme joven. Cuando voy a llegar al kilómetro 8 de mi entrenamiento el olor de la cerveza me llega al olfato. La cervecería Modelo está muy cerca. Por una extraña razón, mi movil me reduce el volumen de la música que vengo escuchando. Me aparece la advertencia una y otra vez. Por más que subía el volumen, mi  movil lo volvía  a bajar. Así las cosas, mi movil no me quiso tratar como a un mayor de edad.

Hoy fueron 16 kilómetros a ritmo de 5:20 por minuto.

Poco a poco la capacidad pulmonar va mejorando.

 

Correr: día 1

El 1 de agosto es la cuenta regresiva para la maratón de la Ciudad de México 2017. Es el evento deportivo del año, sin duda, porque no hay otro deporte que tenga mayor cantidad de participantes. Este año serán más de 35 mil corredores. Pero la maratón es en realidad mucho más. Es una gran fiesta, llena de color y alegría. La fiesta la hacen todos: los corredores,  las familias, las señoras, los niños, los voluntarios, los centinelas que asisten a los corredores durante el recorrido; los policías que animan y cuidan.

Una naranja, un dulce, un chocar la mano, son regalos que la gente da a los corredores. La sonrisa de los niños y niñas es una bocanada de estímulo.

No comparto aquello de que una maratón es algo que todos debemos correr por lo menos alguna vez en la vida. No porque no todos los cuerpos están hechos para lo mismo, así como no todos bailamos bien. Pero lo que sí debe ser es formar parte de esa fiesta. He visto más amor y generosidad en la ruta de la maratón que en muchas reuniones religiosas.

La maratón de la CDMX 2017 se acerca. Pensaba escribir sobre mi entrenamiento del día de hoy. Pero preferí hablar un poco sobre la inigualable fiesta de la maratón.

En el correr no todo es correr

Para llevar un buen plan de entrenamiento se requiere, además de disciplina y constancia, otros elementos que quizá no parezcan, de primera mano, tener mucha relación con el gusto de correr.

Estos elementos son, el apoyo y comprensión de tu familia, por ejemplo.

Los entrenamientos requieren tiempo, más si te toca hacer tirada larga. Por eso es necesario que la familia entienda y apoye lo que estás haciendo. Si se está entrenando para una maratón,  hay que explicarle muy bien a los integrantes de la familia que es un desafío de 42k. Que requiere mucha dedicación, pero que es algo que quieres hacer y que cuentas con ellos. Que habrá días que estarás tan molido que no querrás salir a dar la vuelta o a comprar el mandado. Que te acostarás temprano a dormir para reponer fuerzas. En fin. Sin el apoyo de la familia,  nada más no es posible.

No todo es correr cuando se está corriendo.