Correr: día 6

Para mis hermanos:  José e Isela Arrieta, que hoy lograron un reto más. Para mi hijo Mauricio, que hoy cumple 16.

¿Por qué corro? La pregunta queda en el aire, pero solo unos segundos. Corro porque me hace feliz. Como feliz me hacen otras muchas cosas. Pero el correr es instrospectivo, intimista. En eso es muy distinto a todas las otras cosas que me hacen feliz. No importan el sudor, ni el agotamiento, ni la sed, ni los problemas sociales, económicos o políticos. En el momento en que el corredor se calza los tenis, se pone el short y la playera y da play a la música, nada importa ya, más que esa ruta que está por delante y a la que hay que ir tomando por los cuernos. No corro para ser feliz, porque ya otras cosas me dan esa oportunidad. Así que lo hago para ser un poquito más. Creo que la felicidad es quizá la única cosa en la que podemos ser glotones. Soy feliz, pero si puedo tomar otra rebanada de felicidad, me la sirvo gustoso.

Tampoco corro porque alguien me halague o reconozca mi proeza, que de hecho no tengo. Debo reconocer que me gusta el aplauso. Pero la dosis la obtengo cada semana mientras actúo. Así que cuando corro solo  quiero eso. De hecho, cuando dejo de actuar soy bastante serio. No participo en congresos ni fraternidades ni asociaciones de mi gremio.

Hoy corrí 10 kilómetros en trote “coqueto”, que es como la comunididad de corredores define un entrenamiento tranquilo, sin pretenciones de romper  algún récord o así. El trote coqueto ayuda a no fatigar las piernas y a entrenar técnica de carrera. Aunque muchos piensen que correr cualquiera lo hace -yo así pensaba no hace mucho-, la realidad es que es una media verdad. Porque sí, cualquiera puede correr, pero cuántos lo hacen bien. Porque la mayoría lo hacemos mal. Por eso es importante entrenar la técnica de carrera. Sobre todo porque es la técnica y el trote coqueto lo que permite concluir un maratón. Ademas de que el trote coqueto nos permite tener una noción del tiempo que podemos llegar a hacer en nuestra carrera.

Concluye una semana de entrenamientos y de reflexiones blogueras.

 

 

Correr: día 5

Hoy salí a correr a las 6:50 de la mañana. A esta hora hora todavía no amanece, la oscuridad hace pensar que fueran horas de noche y no de muy de mañana. Hace algo de frío. Prácticamente no hay nadie en la calle. Una ue otra persona adormilada se dirige al trabajo. Siento la mirada de algunos. Quizá les parezca extraño verme en ropa deportiva, con audífonos y seleccionando la música  que usaré para correr. Sé lo que piensan, si ellos estuvieran en mi lugar, no estarían aquí, con este frío, prestos a correr. Sino en su casa, gustosos de dormir unas cuantas horas más. Así es cuando se tiene que cumplir un horario laboral desde temprano. Miras a los que no lo tienen que hacer y sientes algo de envidia. No lo puedes evitar. Yo ahora no lo tengo que hacer. Pero antes sí. Hoy si me levanto temprano, es porque así lo quiero y lo ocupo de la mejor manera. Corriendo.

Fueron 7 kilómetros a velocidad de 4:45. Acompañé a mis hermanos a recoger su número del maratón Rover. Recorrido muy demandante, pero sé que lo harán muy bien. Sé lo exigentes que son con ellos mismos, además conozco sus capacidades.

Correr: día 4

Hoy me tocó correr en lluvia. No era fuerte pero sí persistente. Los primeros 4 kilómetros la lluvia me acompañó. Ya después salió el sol y me secó la ropa. Hoy decidí correr sobre Río san Joaquín hasta Ejército Nacional, allí di vuelta y seguí por Ejército. La zona de Polanco es de las que más me gustan correr. Me agrada abrirme paso entre oficinistas, médicos y enfermeras-el sanatorio Español está sobre Ejército-. Como en la zona hay muchas obras, los trabajadoresde la construcción que agiliazan el tráfico ante la entrada y salida de camionesde materiales me dan el paso generosamente. “pásele joven”. No está demás decir que agradezco doblemente la gentleza. Una por dejarme pasar y la otra por llamarme joven. Cuando voy a llegar al kilómetro 8 de mi entrenamiento el olor de la cerveza me llega al olfato. La cervecería Modelo está muy cerca. Por una extraña razón, mi movil me reduce el volumen de la música que vengo escuchando. Me aparece la advertencia una y otra vez. Por más que subía el volumen, mi  movil lo volvía  a bajar. Así las cosas, mi movil no me quiso tratar como a un mayor de edad.

Hoy fueron 16 kilómetros a ritmo de 5:20 por minuto.

Poco a poco la capacidad pulmonar va mejorando.

 

De vuelta al ruedo

Esa frase describe la terquedad del torero por volver a aquello que lo apasiona -más allá de si es arte o crueldad, ese no es el tema en esta publicación-. Al actor le pasa lo mismo, bueno, al actor de cepa, no al figurante de cara bonita, que lo mismo se cree actor que cantante. También al corredor, profesional o amateur. El corredor no vuelve al ruedo, sino a la pista o parque o asfalto, pero de que vuelve, vuelve.

Yo, que casi voy a hacer 30 años en el negocio de la actuación, me he auto retirado unas cuantas veces. La más reciente, hace cosa de unos 5 años. No fue por mucho tiempo, acaso un mes. Pero en esos días me enfermé. Me deprimí y, si no hubiera sido por el té de azhares, no sé en que hubiera parado, porque ya hasta miraba a mis hijos y me despedía de ellos en mi mente y en silencio.

Cuando no salgo a correr no me pasa eso. Cuando no corro tengo un cierto sentimiento de culpa, porque hay veces que es por flojera que no lo hago, por culpa de una serie de Netflix que traigo atravesada o por algo por el estilo.

Este año he corrido poco, pero lo poco que he corrido, he sido feliz. La lesión de la rodilla ya se fue. Gracias a que cambié mi manera de correr. Estaba adelantando mucho el pié eso es lo que crea la lesión. Claro que también el uso de huaraches ha contribuido a la recuperación.

Sé que no debe hacerse de esta manera, pero es que de verdad quiero correr el Medio Maratón CDMX. Nadie debería correr un medio maratón con poco menos de una semana de entrenamiento.

Lo hago porque me he evaludo y considero que sí lo puedo lograr y en un buen tiempo.

Tengo al final de cuentas, la necedad del torero.

Y  como de aquí se viene el Maratón CDMX, seguiré escribiendo sobre mis entrenamientos.

Con la religión hemos topado, Sancho

He sido condenado al infierno por los de la Luz del Mundo, corrido de un templo católico por un cura de los de Charbel, por usar pantalones de mezclilla; he sido acusado de “enseñar falsedades” por un supuesto hermano en la fe, cuando lo único que hice fue emplear una versión distinta de la Biblia; también un anciano de mi congregación casi se ha rasgado las vestiduras por mi culpa, pues cometí el sacrilegio de discursar con zapatos tenis de color negro. La última, la reciente, es que se me acusa de andar contando algo que apareció en una de nuestras publicaciones recientes, los que me acusan o no lohan leído o no lo recuerdan, pero me acusan de compartirlo con alguien. Solo digo lo que es verdad y que se puede verificar porque está en nuestro sitio oficial. Pero debe ser mentira, porque como ellos lo desconocen, por el motivo que sea, pues no es verdad. Luego entonces, yo difundo mentiras.

Kafka, revive y conviérteme en un personaje.

Según las directrices de la congregación a la que pertenezco, quien difunde falsedades o tergiversa el mensaje bíblico, se le llama apóstata. Así que de esto me andan queriendo acusar, pues me han clasificado de “inactivo”. Y como soy inactivo, lo que yo digo no vale, aunque sea verdad.

Tengo como probar que lo que he compartido es verdad. Luego entonces no soy apóstata. Pero ¿cómo hemos de llamar -además de ignorantes- a los que me acusan y que no están al tanto de las publicaciones recientes, siendo que a ellos les corresponde enseñar a los demás? Si fueran un poco modestos, deberían comprobar lo que he difundido y reconocer que debido a su nuloesmero por estudiar, deberían renunciar a la responsabilidad que ostentan. Pero no, no lo harán, porque gustan de autonombrarse “principes de la congregación”.

Pues eso.

 

Las revistas necesarias

En otra publicación anterior me refería a las revistas científicas que se editan en México. Ahora hablaré un poco de la travesía que es encontrarlas. Es toda una odisea hacerlo. En teoría las venden en Sanborn’s, Librerías UNAM y en el Fondoe de Cultura Económica. Sólo en teoría, porque los empleados del “fondo” no tienen ni idea de “qué revistas hablo”. Los de la librería de la UNAM dicen que sí les llegan, pero que tardan. Humm. Salvo la ¿Cómo ves? que también edita la UNAM y esa sí está en puestos de periódico puntualmente, todas las otras padecen de graves problemas de distribución. Ya mandé un mensaje a los de Revista de la universidad. Ya respondieron, muy cordialmente y agradeciendo mi interés. Dicen que andan en eso, que esperan pronto mejorar la forma en que se distribuye su revista.

Es una lástima que si en México se editan revistas muy buenas sobre ciencia, arte y literatura por parte de las instituciones públicas, no se les de la difusión que se merecen. Digo, está muy bien que en CU “seguro la consiga”, pero vamos, no toda la Ciudad de México ni todo el país es CU. Qué más quisiéramos.

Penosamente el trabajo intelectual de las mejores mentes del país se ve acotado en el propósito de ser leído el trabajo preparado diligentemente por cuestiones burócratas.

II

En mi búsqueda afanosa de los nuevos números de las revistas, visité media docena de Sanbor’s. En uno de ellos, un joven dependiente me preguntó que para qué quería yo tantas revistas. Pensé en una respuesta jocosa, pero me contuve. ¿Para qué se pueden querer tantes revistas? Vayamos más allá: ¿Para qué tantos libros? Quizá este joven tenga razón. Para qué perder tanto tiempo en buscar revistas y libros en los que nos llevaremos aún más tiempo en leer. En el transporte, por ejemplo, si no dedicara ese trayecto a la lectura, bien podría ocuparme en dormir mientras llego a mi destino. Podría dormir tan profundamente hasta babear. Sin tantas revistas ni libros, podría hablar de las catásfrofes pamboleras de la selección nacional. Podría beber cerveza hasta tener una panza descomunal. Podría hacer múltiples grupos de amigos en WhattsApp y compartir videos de niños cayéndose y borrachos haciendo el ridículo. Sería divertido.

Pero no dije nada de eso al dependiente. Mejor le respondí con otra pregunta. Le dije que si había algo en la vida que le llamara la atención. Me respondió que los relojes. Bien, le dije, aquí ustedes venden una revista que se especializa en relojería, si él la leyera en cada número que sale publicada, con el tiempo tendría un conocimiento sólido sobre relojería, más allá de marcas y precios. Ya con más confianza me dijo que a el no e gustaba la sección que le habían asignado, que preferiría estar como vendedor -como no- en el departemento de relojería. Pues si estudias sobre la historia de la relojería quizá te puedan dar con el tiempo la oportunidad de estar allí, le dije. ¿Usted cree? me dijo. Claro, estoy seguro, cuando tengas los conocimientos seguro lo harán, porque los clientes siempre valoran a los vendedores conocedores de los productos que ellos buscan. Eso da confianza.

No hubo necesidad de explicarle más para qué sirven tantas revistas.

Las revistas de ciencia en México

Buscando información en la red y en libros para escribir algunos artículos sobre ciencia, específicamente de los temas de genética, eugenesia y bioética, di  con las revistas que publica la UNAM y la Academia Mexicana de Ciencias. Debo decir que me sorprendieron gratamente tanto la calidad de investigación y la forma en la que están redactadas: sin pastosidad, pero sin relejar el lenguaje técnico. Además de lo anterior, la calidad de impresión.  La revista Ciencias, que es editada por la Facultad de ciencias de la UNAM es graficamente excelente. Sus ilustraciones están ampliamente cuidadas y van acorde al tema del que se trata. La que edita la Academia Mexicana de Ciencias se llama -cómo no- Ciencia. Es más técnica que la de la UNAM pero la calidad gráfica es muy buena. En ambas los requisitos para la publicación de artículos son rigurosos. Los artículos a veces esperan hasta un año en ser publicados, pues un equipo de especialistas se encarga de corroborar la información. Si es necesario, se le hacen observaciones o sugerencias al escritor. Ambas revistas tienen un precio bastante módico: 40 pesos. Si tomamos en cuenta la calidad del producto tanto en contenido como en impresión. Por si fuera poco, sus contenidos están en línea disponibles para todo público de manera gratuita.

Revistas como Letras Libres, Nexos, Gatopardo Algarabía y otras, tienen un precio más elevado y la calidad de impresión no compite con estas de ciencia.

El único problema que veo en estas revistas y que al igual pasa con la Revista de la Universidad, es el problema con la distribución. Tardan mucho en ser surtidas en los lugares de venta, incluso en las librerías de la UNAM. Obsesivo como soy, busqué los nuevos números en tiendas Sanborn’s, Librería UNAM y en el Fondo de Cultura Económica. En todas tuve la misma respuesta: tardan en llegar.

Solo en Sanbor’s de eje Central, no el los azulejos, sino el que hace esquina en calle Tacuba, encontré la nueva Revista de la Universidad. Las de ciencia son más difíciles porque bien a bien no tienen una fecha de salida. Esto me devuelve a la realidad porque al final de cuentas la distribución corre a cargo de la burocracia, con todo lo que esto significa.

Pero de algo sí estoy seguro, cuando encuentro una, la compro y salgo contento y orgulloso pues sé que he hallado un tesoro.

¿Y si simplemente somos hijos?

Más allá de toda la parafernalia mercantilista y cursilona -espero no meterme en otro debate con mi madre sobre esto- , si simplemente somos eso, hijos, con todo lo que eso conlleva, que es entre otras cosas, ser ciudadanos responsables, honrados, trabajadores, alejados de los vicios y observantes de los principios morales que se nos enseñaron en casa. Si amamos a nuestra madre porque tanto le debemos y por su cariño. Demostémoslo, pero sin engominarnos, sin irnos al extremo cursi que raya en el mal gusto y en la hipocresía. Porque está probado una y otra vez que el hijo que más melosamente festeja a su mamá es el que peor se porta todo el año. Si alguien tiene duda de lo que digo, allí está el cine mexicano que ha producido una gran cantidad de melodramas que lo ilustran muy bien.

Ese hijo que cada 10 de mayo suelta cursilerías en cantidades industriales, es el que hace enojar a su madre los otros 364 días “comunes”… y a veces el 10 de mayo también.

La mayoría de los mexicanos tienen dos madres, la carnal y la virgen de Guadalupe. Y el mexicano se comporta con las dos de manera muy similar. A la imagen la van a ver por lo menos una vez al año a su templo. Algunos hacen caminatas infaustas desde su pueblo, el último tramo lo hacen de rodillas y a veces hasta golpeándose. Llegan ante la imagen y le piden perdón… muchos de ellos en cuanto salen, buscan dónde quitarse la sed. Así que va a embrutecerse.

Por eso insisto, es mejor ser simplemente hijo. Porque la la labor del hijo y esto lo sabemos tanto cristianos, judíos o musulmanes, es “honrar a su padre y a su madre”.

Así que la labor del hijo es conducirse en la vida para bien, no dar razón a tristeza o vergüenza para su madre. También es estar atentos a lo que la madre necesite.

Cuán penoso es que cada 10 de mayo, ya entrada la noche, la madre es la que aún no se ha ido a dormir porque está limpiando la casa después del festejo que dejó basura, botellas de vino o cerveza y vomitadas de los hijos borrachos.

Claro, los te quiero y los abrazos son fundamentales. Por eso hay que darlos a nuestra madre. Pero también razones de felicidad y no de triteza.

No se vale hacerla feliz un día y que todo el año restante esté triste.

Hay que tener un poquito de la que celebramos.

Mi año entre libros

Otros años o mejor dicho, todos los años anteriores a este 2016 no llevaba la cuenta de forma rigurosa de los libros que leía. Mi conteo era “al tanteo”, así que bien a bien no sabía cuántos había leído al final del año. Ahora lo quise hacer distinto, sobre todo para tener más precisión en los temas y títulos.

Así que este año use la app Goodreads y establecí mi desafío de lectura en 75 libos para este año. Debo decir que para el momento en que esribo estas líneas, solo me faltan dos libros para completar el número. Nada mal, lo digo sin falsa modestia, de esa que gustan de usar los que se la dan de humides por el mundo, pero si vieran pasarla por la calle ni la reconocerían.

En este año he leído desde sociología hasta teología, pasando por novelas, cuentos, economía política, marxismo, etc. He leído sentado, parado, apretujado en el metro, cómodamente sentado en un autobús y hasta caminando. He recorrido librerías muy bonitas, librerías evangélicas, católicas, judías; he corrido bajo la lluvia con una decena de libros recién adquiridos. Nada, que mi año con los libros, como siempre, ha sido increible.

Ahora me enfrento a un problema que tiene solución, pero la transición no está siendo fácil, por la costumbre. Me explico.

La compra de más libros se está volviendo una situación crítica, no por cuestión económica sino por cuestión de espacio. ¿Dónde meter más? ¿Qué hacer? -Lenin dixit-

Pues la solución es dejar de comprar libros físicos y valerse de la tecnología. Hacer uso de algo llamado Google Play Books y un tablet.

Pero esto pega justo en la cuestión sentimental: un libro impreso es más entrañable. Vas a la librería, lo buscas, lo compras, y si no lo encuentras, lo buscas hasta hallarlo. Te lo llevas y no se despega de tí en días. Cuando lo acabas de leer, le buscas el sitio de honor que se merece.

Es cierto, en el dispositivo puedes llevar miles de libros, pero hace falta algo. Quizá es olo cuestión de irse acostumbrando a lo inevitable.

Como sea un año se despide y otro le suple, así que hay que planear el desafío del año venidero. No serán 75 o 76 libros para el 2017. Serán de 45 a 50. La razón es que me quiero centrar a leer obras que he dejado en espera por su extensión -algunas rondan las 1500 páginas-. Además de que estaré muy enfocado a la teología. 2017 será un año muy intenso en mi formación teologal.

Pues eso.

La república del odio; la ignorancia de lo que es un Estado

En el Laberinto de la Soledad Octavio Paz define la esencia del mexicano: “desconfiado, hermético; un ser que no ha perdonado al que lo avasalló y por eso sigue odiando”. El premio Nobel advierte que no todos los mexicanos son así, “solo los de un núcleo específico”. Pues este núcleo explotó, se dispersó y contaminó a gran parte de los mexicanos. Ahora el odio es una constante en la vida de nuestra sociedad. Odia el obrero, el carpintero, el empleado de gobierno, el doctor. La tecnología, en particular la informática a través de las redes sociales nos ha convertido en opinadores. Todos comentamos la política, la economía, la salud. Y no está mal, por el contrario, eso muestra la libertad que como sociedad hemos alcanzado (muy a pesar de los que consideran que todo va mal). El problema es de forma. Los mexicanos nos exaltamos, gritamos y con este grito negamos la voz y las razones de los otros, imponemos o buscamos imponer. Si no lo conseguimos entonces mentamos la madre, ofendemos a la familia y usamos recursos homófobos o machistas. Para cualquier duda, baste que el lector visite la sección de opiniones del lector de cualquier diario en internet para que lo compruebe.

Ese odio en ocasiones se acompaña de ignorancia y conduce a decir las cosas más incongruentes y patéticas que uno pueda imaginarse. Ejemplo de ello lo tenemos en la consigna que los ciudadanos “conscientes” gritan a razón de la muerte de los estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa: fue el Estado.

Según la teoría de estos activistas, el Estado los asesinó. El Estado está conformado por  la población, el gobierno en todos sus niveles, el territorio, así como de la soberanía. Mi pregunta para estos señores es la siguiente: ¿los niños que va al kinder desearon que murieran estos estudiantes radicalizados? Esos niños forman parte de la población y por ende, del Estado.

Pero como es más fácil y más heróico, al menos así parece, rasgarse las vestiduras y gritar: fue el Estado, que razonar y leer un poco. Pues eso es lo que hacemos.

Ahora somos una república del odio. Repartimos insultos a diestra y siniestra y difamamos. Porque así nos apetece. Porque nos sirve de desfogue de nuestras frustraciones. Como sentimos que nuestro jefe en el trabajo nos trata mal, pues le mentamos la madre al presidente y ya está. Cuando nos topemos al jefe lo saludaremos con la toda la hipocresía de la que somos capaces, porque ya arrojamos nuestra porción de odio.

Algunos lucen al mundo sus descubrimientos científicos, otros sus adelantos tecnológicos. Los mexicanos no (no todos, como dijo Octavio Paz), los mexicanos andamos por la vida con nuestros traumas, rencores y desperdigando odio.