Y todo por una buena intención

Todo comenzó con una buena intención: la de Dios por salvar el mundo. El hombre sufriendo por su cerrazón, día y noche, allí, procurándose la maldad; sumergiéndose en los engañosos y agridulces placeres.

El hombre pues, no tenía esperanza ni redención. Estaba condenado al fracaso, a la muerte.
Dios en su bondad envió a su hijo como sacrificio propiciatorio y como redentor. Yo soy el camino, la verdad y la vida, dijo el hijo de Dios. Unos pocos le creyeron, éstos fueron los que se encargaron de propagar la palabra de esperanza a todo el mundo.

Pero la historia -la vida misma- siempre tiene una cara b, como aquellos discos de vinil que generaban música a 33 1/3 revoluciones por minuto. La cara b en este caso fue la burocracia que contamina todo lo que el hombre lleva a cabo. El hijo de Dios no había hablado de instituciones, ni de edificaciones, todo lo contrario. Una de sus analogías, la de derribar el templo y reconstruirlo en tres días, fue mal entendida y la que lo condujo a la muerte. El llamado Mesías dijo bien claro que ÉL era el camino y que NADIE podía llegar al Padre si no lo hacía por MEDIO de él. A medida que la causa fue ganando adeptos, los fieles fueron sacando conclusiones de que había que organizarse para hacerlo de una mejor manera. Aquí es donde todo se echa a perder porque casi siempre que queremos organizar algo, lo dejamos más tirado que cuando lo encontramos.

Los primeros cristianos -así comenzaron a ser reconocidos – reconocieron en los apóstoles cierta jerarquía por el hecho de que ellos habían estado con el maestro durante su ministerio en la tierra. Así, éstos hombres, al parecer con Pedro a la cabeza, aconsejaban y resolvían dudas sobre temas como la circuncisión o la enseñanza. Pablo, que no pertenecía a éste grupo, los consultaba cuando era necesario… Y amonestaba,  porque seguían muy arraigados al judaísmo y eso bloqueaba el propósito libertario de la nueva fe. Hasta aquí todo marchaba más o menos bien.

Pero a la muerte de todos los apóstoles, las ambiciones y deseos de poder se hicieron presentes. Algunos se sintieron,  como en Rebelión en la Granja, “más iguales que otros” y exigieron para sí cargos y honores que ni el mismísimo hijo de Dios. Santo pontífice, príncipe de Dios en la tierra. Sucesor de san Pedro. Vicario de Cristo, et tal.

Y así se abrogaron al paso de los siglos, honra, poder y dinero, y todo, según ellos, en el nombre de Dios.

En nuestros días, ya no opera una sola congregación, ni iglesia. Hay cientos de miles y unas son tan grandes que hasta se definen como estados. Estas congregaciones se han abrigado el derecho y el deber de controlar la conciencia de sus miembros. Imponen legalismos cada vez más extenuantes. Entierran la libertad cristiana, el valor de la fe. Se acercan más al frío y rígido actuar de los fariseos.

El legalismo mata a la fe, porque hace pensar al creyente que cumpliendo con ésta es como obtendrá la justificación y no por la gracia de Dios.

Ni entran ni dejan entrar a los que sí lo desean, dijo Cristo.

Animales sin circo

Sin duda, es muy lucidor y apantalla a las masas que un buen día declares que estás contra el maltrato de los animales. El pópulo aplaude ese gesto tan noble. Sientes al instante esa inyección de vitamina a tu vanidad y decides ir por más. Ya está, propones que esté prohibido el uso de animales en circos y demás espectáculos. Como además eres militante de un partido -en realidad una franquicia- que se dice ecologista, pues ya la tienes hecha.

Como de un tiempo para acá a los políticos les ha dado por emular todo aquello que entienden por vanguardista, sin importar si es aplicable a nuestra sociedad, ya sea por economía o costumbres, pues no faltaron los que se se sumaron a la idea. Así que quedó aprobada la iniciativa: no más animales en circos y espectáculos.

La pregunta que no se hicieron -o no quisieron hacerse- fue ¿De verdad todos los circos maltratan a los animales? Generalizar es malo, nos enseña la escuela. Pero estos señores políticos lo hicieron. Así no solo dejaron sin hogar a todos esos animales, sino que practicamente hirieron de muerte al espectáculo circense.

Hubiera sido mucho mejor haber implantado una severa regulación que castigara el maltrato de los animales que se emplean para espectáculo. Pero no prohibir su uso. Mantener a un animal como los que traen los circos no es económico y son los empresarios circenses quienes asumían esos costos porque era rentable para sus shows. Ahora no hay quién los mantenga ni alimente. El gobierno no es opción porque ni siquiera puede garantizar el cuidado de los que están en los zoológicos.

Todo esto viene a cuento porque en Puebla están comenzando a dormir a los animales, por la imposibilidad de poderlos mantener.

Aquí es donde podemos entender el gran daño que puede hacer a la sociedad una política pública oportunista. Pero también el apoyo a la misma por parte de una masa desinformada e incapaz de usar el raciocinio. Esta masa adopta todo aquello que entiende por moda, sin mirar las consecuencias.

Schopenhauer decía que poco podemos esperar de un hombre -o una mujer- que manifestaba poco amor hacia los animales. Y le sobraba razón

 

fco

El Estado laico

fco

Nada tengo yo en contra de la visita que don Francisco -el papa, no el presentador- hará a México. No soy católico, es cierto, pero sí ecuménico. Creo en un cristianismo dialéctico en el que podamos intercambiar opiniones y sentires todos los cristianos… y los que no lo son. Siempre hace falta la visión del otro, del que no comulga con nosotros. La fe, como dice Durkheim, requiere debate.

Por otro lado, considero que esos encuentros religiosos son positivos para la población, en este caso católica. Nunca sobran los mensajes que llaman a la paz, al amor, a la buena voluntad. Mucho menos en nuestro país.

Pero como una cosa no significa la otra, no considero correcto que el dinero público patrocine este tipo de visitas. Primero, porque aunque una gran mayoría sí lo es, no toda la población es católica. Y  seundo, sin recurrir a lugares comunes, ese dinero que se piensa invertir en esa visita, bien puede emplearse en otras cosas mucho más urgentes. No soy yo quien diga cuáles, pero necesidades no nos faltan.

El caracter laico de un Estado no radica en el desconocimiento de los credos, sino en la aceptación y el respeto de todos, siempre y cuando estos credos no contravengan las leyes o los derechos de los ciudadanos. Pagar una visita de un líder religioso es asumir que la religión de todos los ciudadanos es una. Lo cual, como es evidente, no es así.

Las convenciones que tienen los distintos grupos evangélicos son pagadas por sus propios miembros, al igual que las asambleas que realizan los testigos de Jehová o los mormones. No vemos al presidente o a los gobernadores o alcaldes ofreciendo apoyos económicos a dichas actividades. Y que bueno que así sea, es lo correcto. Eso es un Estado Laico.

Tristemente a estas alturas de la vida y en este 2016, vemos como nuestros gobernantes, no importa si de derechas, izquierdas o centro, se olvidan de la separación iglesia-estado y se convierten en unos monaguillos más.

Enero

El primer mes del año nos recibe con lo más crudo del invierno. Es cierto que no se compara el frío que se siente por estos lares con las temperaturas de, Rusia, por ejemplo, pero de que las padecemos, eso seguro.

Una cosa para la que no he hallado explicación es por qué ya no es tan fácil encontrar ponche en los negocios y puestos de comidad. En diciembre lo hayas donde sea, pero nada más llega enero y nada. Así que hay que paliar el frío de enero con puro café, que no está mal, pero el ponche siempre se agradece.

Ya casi concluye enero y ha sido un buen mes. Lleno de buenas lecturas, buenas películas -gracias Netflix- y buenas conversaciones. Si acaso lo que se convierte en el grano negro en el mes es lo caro que está el dólar. En estos tiempos globalizados no se necesita ser un magnate para preocuparse por la alza de las divisas.

Así que aquí estamos, al inicio del 2016, sanos y dispuestos.

Noroña en su laberinto

No es malo ser de izquierda o pretender serlo, o decir que nos sentimos cómodos con esta ideología. Tampoco lo es decir que somos de derecha. Vamos, que a estas alturas del partido podemos asumir la posición política que más nos plazca… o ninguna, que también se vale.

La derecha, como es sabido por todos, gusta de que se le reconozca con la capacidad de generar prosperidad, pareja o dispareja, ese ya es otro cantar. La izquierda, en cambio, promete distribuir de forma equitativa la riqueza que ya antes ha producido la derecha… o la pobreza, en el caso que le haya antecedido otro gobierno de izquierda. La derecha en aras de producir riqueza “deja pasar” la corrupción. Se hace de la vista gorda y cuando la presión es mucha va por uno que otro y los mete a la cárcel y listo. Que siga todo en marcha. La izquierda en cambio, gusta de subirse a un banco de autoridad moral, señala los despilfarros y triquiñuelas de la derecha. Se llena la boca de señalar todo lo inmoral de la política. Señala políticos corruptos, empresarios avaros, funcionarios poco éticos. Todo está podrido bajo su óptica, pero nada que no tenga solución… en cuanto ellos lleguen al poder.

Gerardo Fernández Noroña es un político que se asume de izquierda, pero en la práctica emplea métodos fascistoides. No respeta la opinión del oponente, no debate ideas sino lanza ofensas, no argumenta. Bloquea a usuarios de Twitter cuando lo cuestionan. Suele lanzarse sobre ciertos personajes a la descalificación y ofensa.

Noroña es el mejor ejemplo de esa izuqierda mexicana que se atraganta al hablar de moral. Ex diputado que salvo colaboración en un sitio de internet de noticias, no se le conoce trabajo alguno. Dice que vive de vender libros de segunda mano… en un país en el que el grueso de la población no es afín a la lectura, no parece próspera esa actividad. Hace unos días, Noroña decía que solo contaba con 400 pesos en su cuenta bancaria… y se va al fin del mundo, en un viaje en la temporada más cara del año. Cuando el viaje trasciende en los medios -una vez que el propio Noroña lo hizo público en su cuenta de Twitter-, Noroña dice que el viaje no lo pagó él, sino su cuñado, un maestro universitario, con familia. Un maestro universitario que no gana más de 15,000 00 pesos al mes puede pagar un viaje cuyo costo es de aproximadamente medio millón de pesos. Sin duda, este maestro universitario sabe hacer rendir el dinero. Noroña dice que lo que le molesta a sus detractores es que gente del pueblo pueda hacer un viaje como el que hace. ¿A poco solo los oligarcas pueden viajar? se pregunta. Pero no explica como el sueldo de ese maestro universitario pudo costear el viaje de su familia y de Noroña como invitado. Como sucede siempre, el que pide cuentas a todos nunca gusta de darlas cuando se las requieren.

Como ya se sabe el camino, Noroña dirá que son ataques de los enemigos de su lucha y así.

Quizá y sí, la moral es solo ese árbol que da moras, como lo dijo hace décadas una pintoresca mujer.

La república del odio; la ignorancia de lo que es un Estado

En el Laberinto de la Soledad Octavio Paz define la esencia del mexicano: “desconfiado, hermético; un ser que no ha perdonado al que lo avasalló y por eso sigue odiando”. El premio Nobel advierte que no todos los mexicanos son así, “solo los de un núcleo específico”. Pues este núcleo explotó, se dispersó y contaminó a gran parte de los mexicanos. Ahora el odio es una constante en la vida de nuestra sociedad. Odia el obrero, el carpintero, el empleado de gobierno, el doctor. La tecnología, en particular la informática a través de las redes sociales nos ha convertido en opinadores. Todos comentamos la política, la economía, la salud. Y no está mal, por el contrario, eso muestra la libertad que como sociedad hemos alcanzado (muy a pesar de los que consideran que todo va mal). El problema es de forma. Los mexicanos nos exaltamos, gritamos y con este grito negamos la voz y las razones de los otros, imponemos o buscamos imponer. Si no lo conseguimos entonces mentamos la madre, ofendemos a la familia y usamos recursos homófobos o machistas. Para cualquier duda, baste que el lector visite la sección de opiniones del lector de cualquier diario en internet para que lo compruebe.

Ese odio en ocasiones se acompaña de ignorancia y conduce a decir las cosas más incongruentes y patéticas que uno pueda imaginarse. Ejemplo de ello lo tenemos en la consigna que los ciudadanos “conscientes” gritan a razón de la muerte de los estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa: fue el Estado.

Según la teoría de estos activistas, el Estado los asesinó. El Estado está conformado por  la población, el gobierno en todos sus niveles, el territorio, así como de la soberanía. Mi pregunta para estos señores es la siguiente: ¿los niños que va al kinder desearon que murieran estos estudiantes radicalizados? Esos niños forman parte de la población y por ende, del Estado.

Pero como es más fácil y más heróico, al menos así parece, rasgarse las vestiduras y gritar: fue el Estado, que razonar y leer un poco. Pues eso es lo que hacemos.

Ahora somos una república del odio. Repartimos insultos a diestra y siniestra y difamamos. Porque así nos apetece. Porque nos sirve de desfogue de nuestras frustraciones. Como sentimos que nuestro jefe en el trabajo nos trata mal, pues le mentamos la madre al presidente y ya está. Cuando nos topemos al jefe lo saludaremos con la toda la hipocresía de la que somos capaces, porque ya arrojamos nuestra porción de odio.

Algunos lucen al mundo sus descubrimientos científicos, otros sus adelantos tecnológicos. Los mexicanos no (no todos, como dijo Octavio Paz), los mexicanos andamos por la vida con nuestros traumas, rencores y desperdigando odio.

Papa Francisco visitará México

Dos veces lo invitó el presidente Peña Nieto y dos veces don Francisco -el llamado papa, no el presentador chileno- se mostró evasivo. Cordial, pero evasivo. Dicen que aquellas veces rechazó la invitación porque él quería visitar ciertas zonas del país que resultan algo incómodas para el gobierno. ¿Tlatlaya? ¿Iguala? No lo sabemos. También se dice que quería realizar más o menos el mismo recorrido que hacen los migrantes que viajan en el tren de carga mejor conocido como “la bestia”. Suena creíble, si tomamos en cuenta que este papa muestra mucha empatía por los migrantes de todo el mundo.  Debo advertir al lector que yo no soy católico, nunca lo he sido, ni lo seré, pero simpatizo con muchas cosas buenas que hace la iglesia católica por el mundo, como las misiones de caridad. Hay otras cosas que no me gustan mucho, pero eso no es la razón d emi texto. Así que volviendo al tema, debo decir que a mi me da mucho gusto que venga. Más allá de ser el líder de cientos de millones de católicos, es un hombre bien intencionado, honesto, sencillo, de pensamientos y razonamientos muy profundos y que logra aterrizar para que la mayoría que lo escuchamos o leemos, lo podamos entender. Eso siempre se agradece. Además de espontáneo, es un ministro que sabe vivir de acuerdo a los tiempos. No relaja la doctrina -o enseñanza, como le llamamamos los que no somos católicos- por ser popular. Más bien la explica para las nuevas generaciones. Como Cristo explicó a sus discípulos lo que los profetas, siglos atrás habían dicho. Lo repito.  A mí me da gusto que venga.

Los políticos son esa mala carroñera que busca sacar ventaja de cualquier cosa, hasta de una visita pastoral. Ya podemos ver a los líderes del senado y de la cámara de diputados peleándose por dónde debe presentarse el papa, si en la cámara de diputados o en la de senadores. Digo, con tantos pendientes en ambas cámaras, y estos señores ocupándose de una logística que no les compete. Aparte, que yo recuerde, ellos son los representantes de una nación que en su constitución se reconoce laica. Pero así son las cosas con los políticos. Yo me pregunto: ¿el papa podrá beber de esa copa?

Estoy seguro que hablar ante políticos es una de esas cosas que se le indigestan a este papa. Qué barbaridad, es muy seguro que tenga que ir a hablar a la cueva de Alí Babá.

El día que Marx se olvidó de los actores

Las redes sociales sirven para muchas cosas, del cotilleo a la broma, el romance, el insulto, la política, los memes, las recetas vegetarianas, el running. Pero también sirven para que actores y extras conozcan las vacantes para diversos espectáculos, programas de tv, culebrones y películas. El actor, según  recuerdo escribió Lenin en su obra El Arte y la Revolución, es un ser inútil porque no participa en el proceso de producción, como sí lo hace el campesino o el obrero. Lenin, hay que recordar, entendía el arte como propaganda. Si no servía como medio para enaltecer la emancipación del proletariado, no había razón para que existiera.

A Lenin le concedo la mitad de su teoría, solo la mitad. El arte es inútil. Claro, porque nace a partir del ocio. De ese tiempo muerto que desemboca en creatividad.  Pero el arte sí participa en los proceso de producción. Genera empleos y es una industria.

Pero esta industria del entretenimiento ha venido desmereciendo la labor en los últimos años. Al actor ya no se le ve como algo esencial para la producción de contenidos. Ahora se le ve como a algo que se puede suplantar como a cualquier cosa.

Un actor no es lo mismo que una palmera o una lámpara o una escalera. Un actor es un ser que ha dedicado bastante tiempo a su preparación. Pero ahora al actor lo suplen con personas que igual y son simpáticas, pero desconocen de métodos de actuación. Baste ver el “portafolio” que envían cuando se postulan para un papel. Fotos que más parecen de la sección de contactos sexuales de cualquier diario que de un actor profesional.

Y si surgen los pseudo actores, no pueden faltar los pseudos agentes que pactan con las empresas de contenidos. Aquí es donde se jode la cosa. Porque estos tipos son los únicos beneficiados en la negociación actor-empresa.

He visto anuncios como este: empresa de televisión, solicita extras para personaje atlético, que sea bien parecido, tipo europeo. Grabación todo el día. $500 pesos al corte. Estos tipos de existir el infierno, seguro ya poseen una buena porción. Lo piden atlético, bien parecido y de perfil europeo, pero le pagan como a trabajador de la construcción en país de tercer mundo.

Quizá todo se deba a que el gran pensador Marx, nunca nos concedió a los actores un lugar en su bastísima obra.

El resplandor de Damasco

Pedro Miguel Lamet ha nombrado así su novela cuyo personaje estelar es Saulo de Tarso, que luego sería conocido como Pablo, la versión romana de Saulo. La novela histórica El Resplandor de Damasco es la visión de un jesuita sobre la vida, obra y ministerio del “apóstol a las naciones”. Una visión un tanto incrédula sobre la conversión del evangelizador más dinámico y cosmopolita del pentecostés en adelante. Es como si Pedro Miguel en su intención por contarnos una historia, se quisiera desprender de su haber teológico. No veo por qué. Es evidente que la gran mayoría de los que leemos esta novela lo hacemos a partir de creencias. Negar el suceso de la conversión de Saulo, es negar que Cristo se le apareció en el camino; que le dijo: me eres un vaso útil. Es nulificar la fe. Si todas las cosas para Dios son posibles a través de Su Espíritu Santo y con Cristo como emisario, ¿por qué pensar que Saulo por sí mismo sería capaz de llevar a cabo la magnífica obra evangelizadora que emprendería? Saulo era un hombre bastante ilustrado en la ley judía, pero precisamente este alto conocimiento de la ley era lo que lo hacía fracasar en su afan por agradar a Dios. Él mismo lo explica en la carta a los Gálatas.

Pero he de decir que no obstante esa ausencia de fe. La novela cumple el cometido de acercarnos a una de las más fascinantes vidas.

Cristo sabía que la obra de extender el evangelio al mundo no la podían cumplir Pedro o Juan, pilares de la congregación, así reconocidos por Pablo. Ni su propio medio hermano Santiago, porque no es sino hasta la muerte del maestro, que Santiago abraza la fe.

Pablo tenía el corazón ardiente que no tenían los 11 apóstoles que acompañaron a Cristo en su ministerio. Por eso es muy correcto que el autor reconozca a Pablo como El Resplandor de Damasco.

En qué momento nos amargamos

Basta hacer una revisión rápida ya sea en la calle, el metro o cosa parecida para darnos cuenta que somos una sociedad mayormente malhumorada. Este país y en especial, esta ciudad, era de ciudadanos cordiales y dicharacheros. Gente de dar los buenos días y hacer la plática con los vecinos. En las colonias o barrios, por ejemplo, todos sabían de la vida de los otros y no por ser chismosos o quizá un poco. Cuando había una fiesta o un problema todos trataban de aportar. Ahora ya no. Hemos cambiado. Ahora somos caras largas. Seres neuróticos que apenas y contestamos cuando les preguntas algo. En qué momento nos amargamos. Cuándo dejamos de sonreír y verle el lado amable a la vida. No podemos echarle la culpa a la situación económica porque en México siempre hemos estado fregados. Tampoco a la política, porque desde los antiguos griegos, los políticos son asunto serio.

Quizá tanto internet, tanto ruido, tantos sueños sin concretar, tantos desamores; o tantos que somos ya, unos junto a otros, apretados.

Pero como no hay de otra, como aquí seguiremos, no nos queda más que ver las cosas con mejor cara y sonreír más seguido. Lo peor que puede pasar por andarnos riendo, es que nos encontremos otro loco o loca que haga lo mismo. Y ya seremos dos.