Las revistas necesarias

En otra publicación anterior me refería a las revistas científicas que se editan en México. Ahora hablaré un poco de la travesía que es encontrarlas. Es toda una odisea hacerlo. En teoría las venden en Sanborn’s, Librerías UNAM y en el Fondoe de Cultura Económica. Sólo en teoría, porque los empleados del “fondo” no tienen ni idea de “qué revistas hablo”. Los de la librería de la UNAM dicen que sí les llegan, pero que tardan. Humm. Salvo la ¿Cómo ves? que también edita la UNAM y esa sí está en puestos de periódico puntualmente, todas las otras padecen de graves problemas de distribución. Ya mandé un mensaje a los de Revista de la universidad. Ya respondieron, muy cordialmente y agradeciendo mi interés. Dicen que andan en eso, que esperan pronto mejorar la forma en que se distribuye su revista.

Es una lástima que si en México se editan revistas muy buenas sobre ciencia, arte y literatura por parte de las instituciones públicas, no se les de la difusión que se merecen. Digo, está muy bien que en CU “seguro la consiga”, pero vamos, no toda la Ciudad de México ni todo el país es CU. Qué más quisiéramos.

Penosamente el trabajo intelectual de las mejores mentes del país se ve acotado en el propósito de ser leído el trabajo preparado diligentemente por cuestiones burócratas.

II

En mi búsqueda afanosa de los nuevos números de las revistas, visité media docena de Sanbor’s. En uno de ellos, un joven dependiente me preguntó que para qué quería yo tantas revistas. Pensé en una respuesta jocosa, pero me contuve. ¿Para qué se pueden querer tantes revistas? Vayamos más allá: ¿Para qué tantos libros? Quizá este joven tenga razón. Para qué perder tanto tiempo en buscar revistas y libros en los que nos llevaremos aún más tiempo en leer. En el transporte, por ejemplo, si no dedicara ese trayecto a la lectura, bien podría ocuparme en dormir mientras llego a mi destino. Podría dormir tan profundamente hasta babear. Sin tantas revistas ni libros, podría hablar de las catásfrofes pamboleras de la selección nacional. Podría beber cerveza hasta tener una panza descomunal. Podría hacer múltiples grupos de amigos en WhattsApp y compartir videos de niños cayéndose y borrachos haciendo el ridículo. Sería divertido.

Pero no dije nada de eso al dependiente. Mejor le respondí con otra pregunta. Le dije que si había algo en la vida que le llamara la atención. Me respondió que los relojes. Bien, le dije, aquí ustedes venden una revista que se especializa en relojería, si él la leyera en cada número que sale publicada, con el tiempo tendría un conocimiento sólido sobre relojería, más allá de marcas y precios. Ya con más confianza me dijo que a el no e gustaba la sección que le habían asignado, que preferiría estar como vendedor -como no- en el departemento de relojería. Pues si estudias sobre la historia de la relojería quizá te puedan dar con el tiempo la oportunidad de estar allí, le dije. ¿Usted cree? me dijo. Claro, estoy seguro, cuando tengas los conocimientos seguro lo harán, porque los clientes siempre valoran a los vendedores conocedores de los productos que ellos buscan. Eso da confianza.

No hubo necesidad de explicarle más para qué sirven tantas revistas.

Los procesos de Proceso

Proceso fue una palabra muy común en la década de los setenta del siglo pasado, sobre todo en las dictaduras de latino américa. Proceso fue el nombre que los periodistas que fueron obligados a salir de Excelsior escogieron para la nueva revista que fundaron y con la cual pretendían continuar en el oficio que sabían hacer.

Al paso de los años la revista Proceso fue perdiendo el rigor periodístico que caracterizó a este grupo de periodistas en Excelsior. Tal parece que la guerra declarada al gobierno los hizo perder el norte de lo que es periodismo. Las investigaciones se fueron llenando de “fuentes confiables” cuyo nombre no se podía revelar. Lo cual convertía en verdad infalible cualquier cosa que se escribiera en Proceso. Muchas personas fueron dañadas por este periodismo.

Así que Proceso pasó de escribir sobre los procesos que las dictaduras propinaban a los que no eran afines a los regímenes dictatoriales a crear procesos a políticos, artistas, intelectuales y demás gente que llega al poder en México.

El método es usado una y otra vez: destacar la “investigación” en portada, darle trato de hecho confirmado sin revelar fuentes. A pesar de que sujeto en cuestión y señalado presente pruebas de inocencia, ignorarlas y no darle derecho a réplica. En próximos artículos y números de la revista, volver a las acusaciones siendo que el implicado ha demostrado inocencia.

La revista Proceso le tomó afición a los procesos…tanto que ahora los fábrica.