Mi año entre libros

Otros años o mejor dicho, todos los años anteriores a este 2016 no llevaba la cuenta de forma rigurosa de los libros que leía. Mi conteo era “al tanteo”, así que bien a bien no sabía cuántos había leído al final del año. Ahora lo quise hacer distinto, sobre todo para tener más precisión en los temas y títulos.

Así que este año use la app Goodreads y establecí mi desafío de lectura en 75 libos para este año. Debo decir que para el momento en que esribo estas líneas, solo me faltan dos libros para completar el número. Nada mal, lo digo sin falsa modestia, de esa que gustan de usar los que se la dan de humides por el mundo, pero si vieran pasarla por la calle ni la reconocerían.

En este año he leído desde sociología hasta teología, pasando por novelas, cuentos, economía política, marxismo, etc. He leído sentado, parado, apretujado en el metro, cómodamente sentado en un autobús y hasta caminando. He recorrido librerías muy bonitas, librerías evangélicas, católicas, judías; he corrido bajo la lluvia con una decena de libros recién adquiridos. Nada, que mi año con los libros, como siempre, ha sido increible.

Ahora me enfrento a un problema que tiene solución, pero la transición no está siendo fácil, por la costumbre. Me explico.

La compra de más libros se está volviendo una situación crítica, no por cuestión económica sino por cuestión de espacio. ¿Dónde meter más? ¿Qué hacer? -Lenin dixit-

Pues la solución es dejar de comprar libros físicos y valerse de la tecnología. Hacer uso de algo llamado Google Play Books y un tablet.

Pero esto pega justo en la cuestión sentimental: un libro impreso es más entrañable. Vas a la librería, lo buscas, lo compras, y si no lo encuentras, lo buscas hasta hallarlo. Te lo llevas y no se despega de tí en días. Cuando lo acabas de leer, le buscas el sitio de honor que se merece.

Es cierto, en el dispositivo puedes llevar miles de libros, pero hace falta algo. Quizá es olo cuestión de irse acostumbrando a lo inevitable.

Como sea un año se despide y otro le suple, así que hay que planear el desafío del año venidero. No serán 75 o 76 libros para el 2017. Serán de 45 a 50. La razón es que me quiero centrar a leer obras que he dejado en espera por su extensión -algunas rondan las 1500 páginas-. Además de que estaré muy enfocado a la teología. 2017 será un año muy intenso en mi formación teologal.

Pues eso.

El Mago Septién

Crecí en los años en que el régimen priista iba de salida. El control se sentía aún. Todo lo vigilaba el aparato burocrático, los precios, el tipo de cambio en la moneda, la inflación, lo que se exhibía en los cines, los teatros, los conciertos…y sin duda en la televisión.  Este régimen, aunque decadente, se sentía en cada aspecto de la vida de un mexicano. No se podía decir la más leve cosa que pareciera ataque al gobierno, pues era uno censurado…en su propia casa!

Me remonto a esos tiempos en los que en la televisión no había tanta variedad de contenidos, en la que, o era la televisión gubernamental o la señal privada de Televisa, que era peor que la estatal. La razón es porque, aún en esa televisión tan limitada, había un remanso, una chispa de magia: la del Mago Septién.

Fuera uno aficionado al Béisbol o no -y yo lo era, lo soy- no se perdía uno la Serie Mundial, comentada por el Mago y Sonny Alarcón. Comentaristas amenos e inteligentes, Agradables, amenos. Que hacían que un juego que bien podía durar 3 horas y media, se hiciera corto. El gran Mago era todo estadística y anécdotas. Yo escuchaba embelesado lo que él decía de Babe Ruth, de las ligas negras…

Ahora que se ha ido El gran Mago Septién se queda un gran vacío en el Béisbol, en el deporte y en la televisión en general.

Que tiempos los de antes, en que los comentarista deportivos eran “magos” y no “animales”.

Porque vaya que no es lo mismo que narre un partido un “mago”, a que lo haga un “pollo”.

Las librerías me hacen llorar

Ya antes en otro espacio, me había referido a lo penoso que me parece que las librerías le den un espacio -que literariamente hablando- no merecen todas esas publicaciones enfocadas a la superación personal. Todos esos librejos que prometen dar soluciones a los problemas de la vida diaria, que tienen las claves que necesitamos para hacernos millonarios o ser el más galán a 50 kilómetros a la redonda. Todas esas publicaciones de más que dudosa calidad literaria acaparan el espacio en los estantes, incluso están apilados en el piso. Esto, como es de lógico, resta espacio y vista a libros y escritores de gran calidad. Cada vez es más difícil hallar de obras maestras como Paradiso de José Lezama Lima, por ejemplo.

Entiendo las razones mercantiles de las librerías; sé que pasa lo mismo que con las tiendas de música: los peores discos son los que más se venden.

Por eso propongo que dediquen sucursales a este tipo de “literatura”. Así los lectores de verdad y no de ocasión no tendremos que abrirnos espacio entre tanta basura llamada “literatura”.

La Cubanía también se lee

Estos últimos dos años los he dedicado a la lectura de escritores cubanos. De las distintas regiones, es decir, de la isla y los múltiples  exilios. En todos ellos he hallado un amor por la literatura y una alegría por escribir como en ninguna otra vena, por así  nombrarla, de escritores. Guillermo Cabrera Infante, Reinaldo Arenas, José  Lezama Lima, Alejo Carpentier, Senel Paz, Eliseo Alberto, pardura, Nicolás  Guillen, Virgilio pinera, Raúl Rivero, Eliseo Diego, Cintio Vitier. Todos ellos cubanos, todos ellos grandes.

Casi siempre se habla de la Cuba productora de grandes músicos, pocas de los grandes escritores.

Unos de los que he nombrado llevarpn una vida más trágica que otros, es el caso de Reinaldo Arenas o Virgilio Pinera. Pero ni en esa tragedia la alegría se es fumaba, por el contrario. Es cuestión  de leer la serie de cinco novelas a las que Arenas nombró “Pentagonia” para darse cuenta.

Cuba por razones políticas ha perdido mucho en cuestiones económicas, tecnológicas y de desarrollo. Pero en lo que no ha perdido es en las letras. Sus autores ahí están, ya sea en la isla, en Miami, en Madrid o en la Ciudad de México. Todos ellos grandes y cubanos al final de cuentas.

Alejandro Arrieta en Google+

mbgc=’f5f5f5′;ww=’320′;mbc=’cecece’;bbc=’3F79D5′;bmobc=’3b71c6′;bbgc=’4889F0′;bmoc=’3F79D5′;bfc=’FFFFFF’;bmofc=’ffffff’;tlc=’cecece’;tc=’6a6a6a’;nc=’6a6a6a’;bc=’6a6a6a’;l=’y’;t=’Agregame_en’;fs=’14’;fsb=’14’;bw=’100′;ff=’4′;lg=’sp’;lu=’6a6a6a’;pc=’4889F0′;wh=’340′;b=’s’; pid=’108356201821815587835′;

The Game. Película

The Game es una película dirigida por David Fincher, en la que actúan Michael Douglas y Sean Penn. Es un Triller muy bueno. Yo no sabía de esta película, pero tuve la fortuna de poder verla ayer por la tarde. Ya saben, mientras hacía el consabido zapping.

La cosa es que michael Douglas interpreta el papel de un empresario multimillonario que está a punto de cumplir años, su hermano, al que interpreta Sean Penn, contrata a una empresa para darle su regalo de cumpleaños a su hermano. En regalo resulta ser una broma bastante pesada que por poco y crea un accidente. El regalo no es otra cosa más que una serie de cosas desafortunadas.

Debo decir que la película me gustó mucho, bien actuada, bien dirigida, un tanto oscura la fotografía.

Acá el trailer: