¿Y si simplemente somos hijos?

Más allá de toda la parafernalia mercantilista y cursilona -espero no meterme en otro debate con mi madre sobre esto- , si simplemente somos eso, hijos, con todo lo que eso conlleva, que es entre otras cosas, ser ciudadanos responsables, honrados, trabajadores, alejados de los vicios y observantes de los principios morales que se nos enseñaron en casa. Si amamos a nuestra madre porque tanto le debemos y por su cariño. Demostémoslo, pero sin engominarnos, sin irnos al extremo cursi que raya en el mal gusto y en la hipocresía. Porque está probado una y otra vez que el hijo que más melosamente festeja a su mamá es el que peor se porta todo el año. Si alguien tiene duda de lo que digo, allí está el cine mexicano que ha producido una gran cantidad de melodramas que lo ilustran muy bien.

Ese hijo que cada 10 de mayo suelta cursilerías en cantidades industriales, es el que hace enojar a su madre los otros 364 días “comunes”… y a veces el 10 de mayo también.

La mayoría de los mexicanos tienen dos madres, la carnal y la virgen de Guadalupe. Y el mexicano se comporta con las dos de manera muy similar. A la imagen la van a ver por lo menos una vez al año a su templo. Algunos hacen caminatas infaustas desde su pueblo, el último tramo lo hacen de rodillas y a veces hasta golpeándose. Llegan ante la imagen y le piden perdón… muchos de ellos en cuanto salen, buscan dónde quitarse la sed. Así que va a embrutecerse.

Por eso insisto, es mejor ser simplemente hijo. Porque la la labor del hijo y esto lo sabemos tanto cristianos, judíos o musulmanes, es “honrar a su padre y a su madre”.

Así que la labor del hijo es conducirse en la vida para bien, no dar razón a tristeza o vergüenza para su madre. También es estar atentos a lo que la madre necesite.

Cuán penoso es que cada 10 de mayo, ya entrada la noche, la madre es la que aún no se ha ido a dormir porque está limpiando la casa después del festejo que dejó basura, botellas de vino o cerveza y vomitadas de los hijos borrachos.

Claro, los te quiero y los abrazos son fundamentales. Por eso hay que darlos a nuestra madre. Pero también razones de felicidad y no de triteza.

No se vale hacerla feliz un día y que todo el año restante esté triste.

Hay que tener un poquito de la que celebramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s