Un escritor llamado Juan Rulfo

En lo personal considero que es positivo que a Juan Rulfo no le haya sucedido lo mismo que a Cervantes con el Quijote, que todo mundo lo cite -así sea con frases o refranes que no aparecen en las dos partes del Ingenioso Hidalgo- pero que pocos lo hayan leído. A Rulfo lo citan los que lo han léido -y mucho-, los demás no se meten con él, lo dejan tranquilo, cosa que por cierto, le agradaba bastante. Rulfo era un tipo solitario y melancólico, por eso me caé tan bien. Al igual que José Emilio Pacheco, no le gustaba ser de esos intelectuales pastozos, no andaba intentando apantallar a nadie. Escribió lo que quiso, cuando así lo deseó, cuando dejó de parecerle satisfactorio, lo dejó. Ojalá muchos de los “consagrados” hubieran seguido su ejemplo. Poco a veces es excelente, como en el caso de Rulfo o Borges, que no necesitaba 750 cuartillas para mostrarnos su grandeza literaria.

Rulfo es de los escritores mexicanos, el más entrañable para mí, después están el poeta Xavier Villaurrutia, Octavio Paz, Jaime Sabines, Jose Emilio Pacheco. El primer contacto con la obra -impresa- de Rulfo que tuve fue que yo recuerde cuando tenía unos trece años. Recuerdo que caminaba por los puestos de un tianguis al que iba todos los domigos a comprar discos de rock. En uno de esos puestos estaba allí, tirado el libro de Rulfo que presumía en el título sus dos majestuosas obras:

Pedro Páramo

El llano en llamas

 

Pregunté cuánto valía, ya no recuerdo cuánto, pero no fue mucho. Pagué y tomé el libro. Era una edición fea, de Editorial Planeta, que yo recuerde. Fea porque el formato del libro era un tanto anormal, es decir más ancha que alta, portada mal impresa y las letras estaban algo borrosas. Pero no importaba eso, yo me sentía contento porque por fin iba a poder leer la historia de Pedró Páramo que mi papá me había contado. No esperé a llegar a casa para leerlo, lo abrí y fui degustando cada palabra, cada línea mientras caminaba por el tianguis. ¿Cómo puede una persona escribir así?

Ya había leído yo algunas cosas de García Márquez por esos días. La mala hora, Los funerales de la mamá grande, La hojarasca. Pero esto era distinto, no había comparación. Nadie relata la soledad, la tristeza con tanta viveza, como Juan Rulfo. Rulfo tuvo el talento para darle vida a los muertos. Con los años descubriría yo la escritura del gran Reinaldo Arenas quien en su Celestino antes del alba me regocijó el corazón. Solo Reinaldo Arenas podría haberse “tuteado” literalmente hablando, con Rulfo.

La ventaja de Rulfo, como dije, es que no es tan citado, lo que ayuda a que no se distorsione su obra ni legado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s